5 Pasos para emprender un negocio exitoso

El camino del emprendedor

jadish emprendedor
Tener una idea innovadora no siempre es garantía de éxito en el mundo de las PYMEs. Que se necesita para realmente sobresalir en el mercado?
Aquí te damos los que consideramos son los 5 puntos básicos a considerar:
  1. Plan de negocio: Si bien es cierto que tener la idea es lo primordial, es necesario poner en orden “la idea” en cuestión para saber cual es el plan a seguir. Si no sabes por donde empezar puedes buscar esquemas de plan de negocio en linea que seguro te podrán ayudar en la realización del tuyo.
  2. Es importante que no dejes nada al azar. En muchas ocasiones consideramos los puntos mas importantes pero nos olvidamos de los mas pequeños y estos puntos en algún momento se vuelven demasiado grandes y considerables en la toma de decisiones. Ejemplo: gastos administrativos, de operación, etc.)
  3. Imagen, Es real que la imagen vende, es por ello que te invitamos a que consideres prioridad la imagen de tu producto o servicio, no es cuestión de vanidad, es cuestión prioritaria. De no considerarlo puedes sufrir modificaciones que en el futuro te cuesten clientes que ya estaban acostumbrados a tu “imagen” anterior y con tu cambio los pierdas.
  4. Las redes no venden por si solas: Si crees que por tener una pagina de internet, Twitter y Facebook vas a vender, te equivocas. Hoy en día se consideran muchos puntos en la compra de productos por parte de los consumidores. La calidad, el prestigio, y sobre todo la reputación. Considera que lo que vendes te representa, que esperas de un producto que nos se ve bien, o no lo recomiendan tus conocidos? NADA. Pues eso mismo es loa que puedes tener por no contemplar un plan real de estrategia en las redes.
  5. Considera el apoyo de expertos: Es real que cuando iniciamos un negocio siempre estamos cortos de flujo de dinero, pero es mas importante hacer bien las cosas desde el comienzo y evita así crisis en el futuro. Es muy importante que consideres alianzas o contratación de profesionales en los campos que no dominas, esto permite que los pasos que sigas sean firmes y con el menor margen de error posible.

Ideas creativas para negocios que no mueren

La formación de una marca es algo fundamental para tener un negocio exitoso. Hay muchísimas empresas cuyo arraigo en el mercado no deriva de la calidad de sus productos sino de una ingeniosa estrategia de branding.

Y también hay muchos negocios que ofrecen productos de calidad superior y no triunfan porque no logran diferenciarse de sus competidores debido a una estrategia de marca que deja mucho que desear. Si bien hay muchas empresas que gastan millones en branding, hay algunas soluciones simples y creativas que se pueden utilizar para fortalecer o ampliar la imagen de marca.

Regale algo
Regale remeras con el nombre de su empresa con la compra de algún producto o servicio. Si bien esto puede parecer básico, su sencillez es lo que lo hace tan eficaz. A la gente le encanta la ropa gratis y una remera sale barata si se compran cantidades. Al dar a sus clientes una prenda de vestir con el nombre de su empresa usted los convierte en anunciantes ambulantes. La gente que los ve por la calle verá su logo. Si además, la remera tiene un diseño interesante sus amigos, familiares y posiblemente hasta gente extraña les pregunte sobre esa prenda y averigüe cosas sobre su empresa de esa forma. Asegúrese de incluir el logo de su compañía para familiarizar a la gente con su imagen. Otros artículos podrían ser botones para solapas o monedas especiales con el logo de su compañía.

Haga usted su propio ruido
Las casas de moda a veces contratan celebridades para que usen su ropa. Por una fracción del precio que cobra un famoso, usted puede buscar una persona que normalmente asista a muchos acontecimientos de alto perfil y ofrecer pagarle para que luzca sus prendas. Debería ser alguien popular y con estilo. Esta estrategia no se limita sólo a empresas de ropa. También puede pagarle para que luzca su logo. El punto es asociar su marca con alguien que es o muy respetado o considerado una autoridad en buen gusto.

Haga crecer su marca con el grupo demográfico que a usted le interesa
Si el grupo demográfico que a usted le interesa es demasiado inflexible, podría perder clientes actuales o público a medida que se crecieron más que su producto. El segmento infantil es un buen ejemplo de este fenómeno. A los niños pequeños les gusta ver programas de televisión como Barney o Plaza Sésamo, pero en pocos años más no quieren mirar esos programas y los critican por ser de niños pequeños. La marca sólo retiene a un público especial por cierto tiempo. Los libros de Harry Potter, por otro lado, “crecieron” con su público. Los libros se suceden a lo largo de varios años y en ellos el protagonista comienza la escuela media y avanza hasta la secundaria. A medida que el lector crece en edad y mentalidad, los libros también hacen crecer a los protagonistas con los lectores.
Si bien muchos productos están pensados para una edad específica, deberían ser accesibles para personas de todas las edades para permanecer relevantes.

Las marcas tienen potencialidad para contar historias

De manera creciente las marcas están invirtiendo en marketing online. Sin embargo no todas están enfocadas en el contenido. La potencialidad de las marcas para contar una historia y así agrandar el vínculo con sus consumidores es enorme.

Todas las marcas pueden contar una historia. Para los expertos en Marketing es crucial: si no pueden hacerlo no tiene sentido tener una estrategia en redes sociales, blogs, entornos móviles o revistas.

El marketing de contenido (o Content Marketing) es una de las ramas más populares dentro de la actividad. Las cifras así lo prueban: se estima que 70% de los adultos serán influenciados por el marketing de contenido. 61% de ellos confesaron sentirse positivamente atraídos a las marcas que cuentan historias; 53% dijeron que esos esfuerzos los estimularon a comprar productos.

Por lo tanto la frase “todas las marcas pueden producir contenido” se vuelve importante en el plano material, no solo en el simbólico. Incluye a toda clase de productos, inclusive los que pueden producir vergüenza por su uso intimo como los de higiene femenina.

Es cierto que hay marcas más atractivas que otras y por lo tanto el trabajo del equipo de marketing será más fácil. Pero todas deben mirar dentro de la compañía, rescatar valores corporativos, y contar historias que resuenen con el público general pero que tengan que ver con misión de la empresa. Para eso no hay plataformas obligatorias: inclusive con el crecimiento en popularidad de las redes sociales los equipos de marketing pueden ir más allá a la hora de comunicar.

Un ejemplo de marketing de marca dificultosa es el de Water.org. Armó una campaña de concientización alrededor de “El día mundial del inodoro”. El reciclado de agua es algo que preocupa a muchos pero pocos conocen sobre el desperdicio que se produce en los baños. Con la ayuda del actor Matt Damon estimularon a las personas con el hashtag #talkshit (del sentido “hablar mal”) para que contaran historias sobre sus propios problemas de plomería. La campaña fue un éxito: más de un millón de personas se sumaron con sus testimonios y 4.000 dejaron que Water.org posteara en sus cuentas de Twitter y Facebook automáticamente.

La campaña fue un éxito porque las historias detrás eran verdaderas pero también porque la estrategia de marketing fue inteligente desde el primer día. Detrás hubo también una fuerte inversión en la iniciativa que se valió del humor para incentivar a las personas a interactuar con la ONG.

Una lección que las marcas inteligentes pueden aprender y, si se animan, llevar más allá.

El marketing de experiencias, con nuevo matiz

Como las estrellas de rock, las marcas se preparan este verano anglosajón para salir a la ruta. Estar presente en parques de diversiones, recitales o lugares de camping podría fortalecer su relación con sus públicos.

Llega el verano en Estados Unidos y con él, también, las vacaciones. Mientras millones de familias se preparan para hacer mini turismo también las marcas planean salir a las rutas. Siguen la ya instalada tendencia en marketing de experiencias y que las obliga a salir a la calle y estar presente en parques de diversiones, recitales, lugares de camping y festivales. Insistiendo con la idea de “la experiencia” , las marcas esperan crear una relación más cercana con sus consumidores.

Es diferente a la clase de marketing tradicional que se vale de publicidad en televisión o cupones en revistas para ofrecer beneficios. La idea, que desempolvan hoy con nuevo matiz pero existe desde hace años, es que las personas se encuentren con las marcas en lugares inesperados pero bienvenidos.

Entre las marcas que llevarán su “show” al aire libre están las revistas Bon Appétit y Hot Rod, la cadena de televisión CBS, la marca de gin Hendricks, el canal de cable History, la serie “New Girl” y Sauza Tequila, entre otros.

En esta era en donde los encuentros mediados por la tecnología son la norma vale recordar que las personas todavía aprecian los encuentros cara a cara. CBS, por ejemplo, acondicionó un colectivo de larga distancia para pasear por 60 ciudades de Estados Unidos y promover su programación, regalar merchandising y ofrecer a sus audiencias la posibilidad de conocer a sus estrellas favoritas. Pero CBS también se valerá de las redes sociales: mediante el hashtag #CBSbuzz las personas podrán compartir sus opiniones y acceder a contenido exclusivo para la web.

Aunque las personas aprecian un gorro o remera promocional, más les gusta la comida. History Channel auspiciará un camión ambulante de refrigerios que, en esta ocasión, planea regalar carne asada en eventos multitudinarios como el festival anual de historietas, Comic-Con. La idea de History es estar presente en lugares que “están haciendo historia” y, de esta manera, aumentar el conocimiento sobre los shows del canal.

La marca de comida rápida Jack in the Box, desconocida por estas latitudes pero una de las más populares en Estados Unidos, también regalará hamburguesas. Esta vez en lugares donde la marca recién ha abierto locales.

El marketing experimental puede resultar divertido pero presenta desafíos logísticos. No es lo mismo que operar un restaurante porque en este caso se tienen que tener en cuenta otras variables como la higiene de la comida en la ruta y el entrenamiento especifico de personal. No se puede subestimar, tampoco, el precio del combustible.

La importancia del análisis de mercado

Algunas empresas gustan de realizar informes de mercado más que otras, desestimando su importancia a la hora de tomar decisiones estratégicas.

Aunque las personas de negocios siempre quieren saber qué es lo que los consumidores quieren a la hora de tomar decisiones, algunos desestiman la importancia de los estudios de mercado porque privilegian más la espontaneidad de los creativos.

El caso de Steve Jobs es paradigmático. En las diferentes biografías que salieron al momento de su muerte, se lo describe como un hombre opuesto a las investigaciones de mercado. Simplemente no le gustaban y, a la hora de crear campañas publicitarias para sus productos, no las usaba. Sin embargo sus productos fueron tremendamente exitosos y sus campañas bellas, en todo sentido.

En parte la clave está en el genio de Jobs. Pero también es cierto que muchas veces el fundador de Apple erraba en algunos conceptos: quizo llamar al iMad el MacMan y poner un borde de cuero alrededor del programa iCal, en contraposición a las demás aplicaciones de líneas simples que dominan la interfase de una Mac.

Lo que diferenciaba a Steve Jobs es que confiaba en su agencia y en su equipo creativo. Chiat Day fue la encargada de pensar la ilustre campaña “Think Different”: aunque no siempre estuvieron de acuerdo en todo, llegaron a un producto final que hizo historia en la publicidad. Jobs lo hizo sin gastar un centavo en análisis de mercado.

En general, empresas como Apple odian los estudios de mercado porque, por ser extremadamente metodológicos, matan a la creatividad. Poder triunfar sin ellos habla de la cultura corporativa y marca una excepción, no la regla.

Los analisis de mercado han sido usados con mucha efectividad para demostrar tendencias de consumo. El ganador del premio Marketing Week Engage de este año fue Radio Advertising Bureau que ayudó, con sus investigaciones, a aumentar 13% los ingresos por publicidad en 2011. Demostraron, simplemente, que la radio crea un ambiente emocional positivo para la publicidad.

El hecho de que se hayan focalizado en cómo la radio afecta el humor y el comportamiento de las personas distingue a esta consultora de otras: hicieron hincapié en una premisa atractiva en vez de juntar datos y vomitar información. Los especialistas en marketing no deberían parar la nariz delante de las buenas investigaciones: siempre darán datos sobre lo qué el consumidor quiere y lo que piensa. El desafío está en crear buenas preguntas y conseguir datos relevantes.

La importancia del buen Diseño

Todos los negocios, sin importar el rubro, deberían reconocer la importancia y el retorno de una inversión en diseño.

Aunque hay diferentes tipos de diseño –gráfico, de marcas, de packaging, de producto, de interiores, de interfase- todos tienen en algo en común: su objetivo es crear experiencias que sean simples y grafiticantes para los usuarios.

Hoy todos esperan originalidad en el diseño. Ya no está reservado a una elite urbana con sensibilidades estéticas particulares, que fuma cigarrillos importados y usa poleras negras de cuello alto. Las expectativas con respecto al diseño de un producto son altas y masivas; es la certeza de que los productos son buenos por dentro y por fuera y que la empresa pensó cómo simplificarlos, hacerlos más intuitivos, elegantes, fáciles de usar.

Esta es la era del diseño, en donde se ha democratizado su uso. Los expertos en marketing, por lo tanto, a veces chocan con los nuevos estándares. Pero entienden bien el poder de un buen diseño o por lo menos están empezando a hacerlo: Apple tiene hoy una valoración de US$ 570 millones, eso es más que el producto bruto interno de Suiza. Sus ganancias duplican las de Microsoft, una organización también de tecnología pero que nunca hizo hincapié en el diseño como sí Steve Jobs en sus diez años al frente de Apple.

Algunas compañías como Amazon, Facebook o Pinterest suenan todos los días, no solamente por el valor de su producto o servicio, sino por el lugar que le han dado al diseño de la marca para crear ventajas competitivas. Inclusive los gobiernos se han subido a esta tendencia.

Pero, ¿Por qué las personas se han vuelto tan sensibles al diseño? Tal vez el liderazgo de mercado de Apple haya cambiado la percepción sobre la importancia del diseño, y a precios accesibles; tal vez Internet haya enseñado que las interfases bien diseñadas son las que el usuario prefiere; tal vez es una combinación de todos estos factores. Lo cierto es que la vara se ha elevado y los negocios que entiendan el rol, cada vez más preponderante del diseño, serán los más exitosos.

El diseño hoy cambia la opinión del usuario respecto de la marca, de la compañía o del local, para bien o para mal. Intuitivamente el usuario entiende cuando una página está mal diseñada y asocia esa frustración o esa decepción con la marca.

Las organizaciones que hacen hincapié en el diseño piensan en estas cuestiones. El diseño guía la innovación y ayuda a mejorar los productos, servicios o el marketing asociado a ello. Un buen diseño es la diferenciación que atrae mejores ganancias y impulsa la lealtad del cliente.
El First Direct, un banco de Inglaterra, ha diseñado su sitio de una manera tan exquisita que sus usuarios se han olvidado, ya, el dolor de cabezas que muchas veces puede representar el home banking. Como consecuencia los clientes entienden que la marca tiene al consumidor en su centro, y lo cuida, lo mima, con un diseño progresista e innovador.

Como supo decir Michael Eisner, ex CEO de Disney, “Una marca es una entidad viva. Y se modifica en el tiempo, se enriquece o se deteriora a través de miles de pequeños gestos”. Esto sigue siendo cierto pero hoy en día sucede mucho más rápido y las experiencias son compartidas instantemente entre millones.

En esta nueva era del diseño los ejecutivos deben entender que transformar un producto en algo memorable podría hacer toda la diferencia. La idea no es que el diseño se adapte a una estrategia de marketing sino que guie la innovación y cree ventajas competitivas, aumente la satisfacción de los empleados y los clientes y, finalmente, que aumente las ganancias.

Los dos tipo de estrategia

La estrategia de negocios y la estrategia corporativa parecen sinónimos pero son dos conceptos distintos.

La palabra “estrategia” puede adaptarse a diferentes conceptos que se usan todos los días en los negocios. Cartera, cuota de mercado, consumidores, marcas, productos, costos, línea de montaje, distribución y comunicación pueden relacionarse, de manera directa o indirecta, con esta palabra. Pero en todos los casos se habla de una de las dos variaciones posibles: estrategia de negocios o corporativa. Pueden parecer sinónimos pero no lo son.

La estrategia corporativa tiene que ver con la compañía como objeto. En cambio la de negocios está relacionada con los productos o servicios que ofrece la compañía. Parece simple pero no lo es; se complica cuando se hacen estas tres preguntas básicas:

1) ¿Quiénes son parte de la audiencia clave?
2) ¿Dónde encuentran el valor estos consumidores?
3) ¿Qué características –o virtudes- se necesitan para poder proveer ese valor que los consumidores están buscando?

Cuando se habla de compañías grandes, como Siemens o Unilever, estas preguntas son difíciles de contestar para la compañía en su conjunto; vista como objeto. Vale la pena contestarla desde cada uno de los negocios dentro de la empresa. ¿Esto significa que la estrategia corporativa es la suma de todas las estrategias de negocios? No necesariamente porque hay otras dos preguntas más que deben contestarse:

4) ¿En qué negocios debería invertir la compañía?
5) ¿Cómo podría la empresa agregar valor a los negocios individuales?

Agregar valor no es otra cosa que aumentar la habilidad de cada negocio para superar a su competencia. Entonces cada uno de los negocios debería nutrirse de las capacidades distintivas de la empresa en su conjunto para poder, así, superarse a si misma y a los demás en los mercados en donde participa.

Para distintas empresas esta estrategia corporativa significa diferentes cosas. En el caso de PepsiCo, la virtud más importante es la logística de entregar los pedidos en las tiendas a tiempo; las ventas y el marketing corporativo lo son para IBM mientras que General Electric es una escuela de buenos líderes. Estas características las diferencian de la competencia y son parte de la estrategia corporativa porque todos los negocios dentro pueden beneficiarse de ella. Sin esa característica que los unifique los negocios serían independientes y la compañía perdería su razón de ser.

Para la mayoría de las compañías grandes –con organización compleja- la cuestión de la estrategia corporativa es importante en múltiples niveles. Una empresa con diferentes negocios (Citi o GE) funciona más como una cartera de productos que como una unidad de negocios única. La mayoría de las divisiones dentro de las empresas también tienen subdivisiones que funcionan como negocios independientes, por lo que entender también el concepto de estrategia corporativa se vuelve indispensable.