Cómo contratar a empleados estrella

Los buenos gerentes quieren contratar siempre a los mejores empleados disponibles en el mercado. Hay diferentes caminos para acceder a “la crema de la crema”. Pedir que manden un curriculum no es uno de ellos.

“Jugadores de primera”, así los llaman. Son los empleados estrella, aquellos que por sus capacidades innatas, sus credenciales académicas o su experiencia arrolladora agregan valor a las empresas. A la hora de llenar una vacante los buenos gerentes buscan a esos jugadores que se comen la cancha. ¿Cómo captarlos?

Aunque en otras circunstancias puede ser útil, poner un aviso en el diario y pedir que manden curriculums es una mala practica. Solicitar que manden un papel con sus mejores logros no es el camino correcto para encontrar a los mejores empleados, a los que brillan por sobre la media. ¿Por qué? Porque los superhéroes de la oficina, los que en todo lo que hacen sobresalen, no tienen tiempo para actualizar sus datos; algunos ni siquiera se preocupan por llenar un curriculum. Están demasiado ocupados cerrando negocios millonarios o encerrados en la oficina después de hora como para trabajar creativamente en sus hojas de vida.

Hay, también, otro problema: la confidencialidad. Ser gerente o el empleado estrella en una industria pequeña es también ser celoso de los datos que se hacen públicos. Generalmente no quieren dejar rastros de que están buscando un nuevo trabajo; los rumores pueden ser fatales.

Cuando una empresa exige postulantes y los elimina basándose en sus curriculums está cometiendo un error estratégico. Así no conseguirá a los jugadores de primera que busca porque ellos no tienen nada para mandar.

No es falta de interés. Los empleados estrella son como el resto: están interesados en nuevas oportunidades. Tanto para darle un nuevo giro a sus carreras como para compensar por un mal día de trabajo, los superhéroes de la oficina ocasionalmente revisan el mercado para ver si alguien está interesado en sus talentos. Pero casi en ninguna circunstancia responden a avisos en el diario.

La solución a este problema es instar a los postulantes a comunicarse inmediatamente con la empresa. La idea es que no lo piensen dos veces: si hay aunque sea una pizca de interés, la empresa tiene que estar disponible para escucharlos, inclusive si no tienen un curriculum actualizado.

Un buen aviso se vería así:

“(Empresa) está buscando un (puesto) para integrar nuestro equipo de trabajo. Estamos buscando a alguien con (Virtud 1), (Virtud 2) y (Virtud 3). Si usted se siente parte de este grupo, contáctenos inmediatamente a (teléfono) o a (email). Queremos saber de usted, inclusive si no tiene un curriculum disponible. Sepa que las conversaciones serán 100% confidenciales”.

Eventualmente recibirá algún CV pero el verdadero objetivo del aviso es atraer a ese 1% que potencia al resto de los empleados. Una vez que llaman, es responsabilidad de la empresa asegurarle un puesto. Recuerde: los superhéroes de oficina están preocupados salvando a la princesa como para sentarse a escribir curriculums.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s